El discurso que no se esperaba

El Presidente sabe a consciencia que la verdad es otra. Empero, la circunstancia creada por el desenfreno de los potros obscuros que corren en la selva política de la isla de los diablillos hambrientos...

Advertisements